Artículo: Final Fantasy VII Remake, final y futuro

AVISO, ESTE ARTÍCULO CONTIENE SPOILERS DEL FINAL FANTASY VII ORIGINAL, CRISIS CORE, BEFORE CRISIS, THE LAST ORDER Y FINAL FANTASY VII REMAKE

Artículo escrito por Pere

Por fin he terminado Final Fantasy VII Remake, y ahora entiendo toda la polémica que ha levantado el juego, sobretodo por su final. La realidad es que Nomura nos la ha colado, ha estado jugando con nosotros, con nuestras expectativas, con lo que creíamos saber, y nos ha marcado un gol por toda la escuadra casi tan grande como el que nos marcó Campo Santo con Firewatch; y nosotros hemos caído en su trampa, sin remisión, uno tras otro. En parte por que llevábamos muchos años esperando este remake (en concreto desde que vimos esa demo técnica que sony y square-enix mostraron, en una maniobra especialmente cruel, durante la presentación de Playstation 3), y en parte porque los que somos fans de Final Fantasy VII en el fondo nos consideramos un poco “true gamers” de más: nos hemos pasado varias veces el Final Fantasy VII original, Crisis Core, Dirge of Cerberus y hasta Before Crisis (juego de móviles que no salió de Japón); porque hemos visto The Last Order y Advent Children y, por supuesto nos hemos leído el libro La Leyenda de Final Fantasy VII publicado de Héroes de Papel.

Hemos ido de listos y creíamos que lo sabíamos todo. Por eso hemos jugado a este Remake examinándolo con lupa, comparándolo con el original, juzgando cada cambio porque cuando estábamos jugando todos teníamos la misma sensación: en general todo es casi igual pero no del todo, hay cosas que no encajan, pero al fin y al cabo esto es un Remake así que es lógico que se hayan tomado ciertas licencias.

Hasta que llegas al tramo final del juego y te das cuenta de que en realidad no sabías nada, y que llevas casi cuarenta horas convencido de que estás jugando el Final Fantasy VII de la primera Playstation con graficotes de Playstation 4 y un sistema de combate nuevo. La nueva versión de un clásico al cual le perdonas algunos cambios y al que concedes el beneficio de la duda porque esto es un Final Fantasy y a Cloud y compañía se le perdona todo. ¿Que Sephirot sale casi desde el principio? ¡Claro! es porque están dando profundidad al personaje y dando más coherencia a su presencia en el juego. ¿Y esos encapuchados, unos “dementores wannabe” que son un poco raros y están metidos con calzador? también se lo perdonas porque, de nuevo, esto es Final Fantasy VII y además los seres misteriosos con túnicas negras y capucha son casi una filia para el director, como demuestra en cada nueva entrega de Kingdom Hearts, saga que también es obra suya. ¿Los dolores de cabeza y las visiones que atormentan a Cloud desde el inicio del juego…? bueno, todos los que hemos jugado el original sabemos que el muchacho siempre ha sido muy “especialito”. 

Y entonces, como decía, llega ese final que ha enfadado a muchos, gustado a unos pocos (entre los que me incluyo) y sorprendido a todos. Cuando te das cuenta que nada es como pensabas, y que todo lo que creías que eran licencias que se había tomado Nomura,  con más o menos acierto porque él es así de estupendo, en realidad son los engranajes de un todo que estaba cobrando forma delante de tus narices, sólo que no sabías/podías verlo.

Final Fantasy VII Remake NO es un Remake, es un juego nuevo dentro de esta subsaga, una obra que no invalida la anterior, si no que expande el universo de Final Fantasy VII. Puede gustarte o no la idea (algunos la consideran una atrocidad) o como está ejecutada, pero como concepto es valiente, interesante y ofrece un mar de posibilidades.

Porque según el Remake, los acontecimientos sucedidos en el Final Fantasy VII de la primera Playstation y todo su universo expandido en realidad eran el destino, la voluntad del planeta, aquello que tenía que suceder, lo que estaba escrito. Los ecos (esos encapuchados presentes durante toda la aventura) cada vez que aparecen es para proteger ese destino y asegurar que todo lo que sucedió en el juego original vuelve a suceder exactamente igual cuando juegas el Remake, preservando la realidad como guardianes de un determinismo inalterable.

Durante la primera vuelta que le das al juego no te percatas de ello, simplemente no ves todos esos detalles (muchísimos) que ya están ahí desde el principio, como cuando Sefirot aparece por primera tras la incursión al reactor uno y le dice a Cloud “esto es otra historia”. Cuando rejuegas Final Fantasy VII Remake sabiendo ya lo que sucede, tomas consciecia de todos esos detalles, entiendes que cada aparición de estos encapuchados está medida al milímetro y no te lo puedes creer: “¿Cómo no lo vi venir?” 

Te das cuenta de que has sido el títere de Jenova, que ha urdido un plan para engañar a su destino, según el cual debía ser derrotada junto a su “hijo” Sefirot, como sucedió cuando jugaste Final Fantasy VII en 1997. De que te ha utilizado y te ha pintado un camino de baldosas amarillas que tú, como jugador, has estado siguiendo sin dudar ni hacer preguntas (por ese ansia del remake y ese “truegamerismo” que comentaba al principio de este artículo) y has caído de bruces en una trampa tan bien hilada que ni sabías que estaba ahí; forzando a Cloud, Tifa, Barret, Aeris y Red XIII a enfrentar y derrotar a Presagio, el enorme monstruo negro del final del juego, que es una de las siete Armas (como Ultima, Ruby o Esperalda) que creó el planeta para defenderse de Jenova, encargada en este caso de proteger la realidad en si misma.

La victoria de Cloud es en realidad una derrota. Sin el guardián del destino el Planeta está indefenso ante una Jenova (la auténtica vencedora) que ahora tiene vía libre para cambiar los eventos presentes, futuros y también los pasados. Es decir, ahora puede triunfar cuando en el título original fue derrotada.

De hecho la primera consecuencia, el primer cambio en los acontecimientos no tarda en aparecer: Zack sobrevive a su enfrentamiento con el ejército de Shinra, está vivo.

A partir de aquí todo puede suceder, las posibilidades son enormes. Las siguientes entregas de este nuevo Final Fantasy VII no tienen porqué ajustarse a lo acontecido en el original, de hecho todo apunta a que será una lucha por cambiar o defender sucesos y eventos, una carrera para arreglar el destino que los mismos personajes han roto. Abriendo toda una serie de posibilidades que asustan e ilusionan a partes iguales. No me cuesta imaginar, por ejemplo, que nos pongan en la tesitura de elegir si dejar morir a Aeris preservando la realidad o salvarle la vida; o a Cloud que quiere hacer “lo que hay que hacer” enfrentándose a Zack que está dispuesto a luchar contra su amigo y discípulo para salvar la vida de su amada.

Como reza el final del juego: “The Unknonwn Journey will continue” y personalmente tengo ganas de ver qué nos depara ese futuro, ahora incierto. Gracias Nomura.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close